10 Ejercicios para Mejorar las Várices ♡ ¡Practícalos!

Tratar las Venas Varicosas Naturalmente

La mayoría de las personas que sufre de várices cree y acepta la idea de que si no es mediante una cirugía, el problema de las venas varicosas irá desmejorando continuamente. Pero estas personas desconocen que en la actualidad existen novedosos métodos como el láser, la escleroterapia, la microescleroterapia, entre otros que son efectivos y poco invasivos.

A su vez, se pueden realizar muchas acciones destinadas a mejorar el estado de la variz. Desde tomar infusiones de hierbas, hasta realizar ejercicios. Justamente de esto nos ocuparemos en este artículo: simples y prácticos ejercicios para mejorar las várices.

Venas Varicosas

De acuerdo a la ficha sobre las venas varicosas de Harvard Heart Publishing, Harvard Medical School las várices ocurren cuando las venas que están justo debajo de la piel se dañan, se inflaman, se retuercen y comienzan a acumular sangre.

tratar las varices naturalmente

Es habitual que se encuentran en las venas de las piernas y pueden ser dolorosas si la enfermedad se mantiene en el tiempo, además de desmejorar la apariencia física considerablemente.

Practicar ejercicios con frecuencia puede ser una forma de fomentar la circulación sanguínea, lo cual ayudará a disminuir el malestar y el dolor, al mismo tiempo que la visibilidad de las venas varicosas disminuirá. Los ejercicios deben efectuarse cuidadosamente y suspenderse si hay dolor o molestias.

¿Quiénes son más Propensos a Sufrir Várices?

Antecedentes familiares. La ficha sobre venas varicosas de la Universidad de Harvard asegura que en el 50% de los casos de varices es posible encontrar un antecedente familiar con problemas similares, que se vinculan con una deficiencia en las paredes de los vasos sanguíneos o con una deficiencia en las válvulas sanguíneas.

Mujeres. Las mujeres son 3 veces más propensas a sufrir de várices que los hombres, posiblemente debido a una menor concentración de fibra muscular que sirve de sostén a las venas, además de mucha más cantidad de hormonas que son un factor de incidencia en la formación de la variz.

Vejez. La vejez es otro factor a tener presente cuando evaluamos qué influye en la formación de las várices. Cuanto más viejo, menos resistencia y más daños han sufrido los tejidos.

Embarazo. El embarazo es otro de los factores que están presentes en muchos casos de varices. Las mujeres durante el embarazo incrementan la producción de hormonas, a su vez, aumenta el volumen de sangre, lo cual causa que las venas se debiliten y acaben delatándose.

Sedentarismo. El estilo de vida sedentario también afecta de sobremanera al estado del sistema circulatorio. Si tenemos una vida sedentaria somos más propensos a sufrir de venas varicosas puesto que pasamos largas horas si realizar movimientos del cuerpo, sentados o parados. Además, los músculos no están ejercitados, por lo cual no contribuyen al retorno venoso. Es probable que también exista algo de sobrepeso, cuestión que está indicada como otro factor de riesgo.

Sobrepeso u obesidad. Cuando existe un exceso de masa en el cuerpo la presión de sanguínea se incrementa, forzando las venas de las áreas comprometidas. A su vez, el peso sobre las piernas aumenta, lo cual podría también ser un factor de riesgo.

Vestimenta. Aunque no sea uno de los factores que mayor incidencia posee, la vestimenta también contribuye a que las venas varicosas aparezcan. En efecto, se desaconseja utilizar ropa apretada que dificulte la circulación sanguínea, al igual que zapatos de tacón, los cuales también son contraproducentes para las personas con problemas de insuficiencia venosa en las piernas.

10 Ejercicios para Mejorar las Várices

Piernas Arriba y luego sentarse

Acostarse en una superficie blanda, con las piernas hacia arriba estiradas en el aire. El color de las piernas y pies debería cambiar de inmediato y tornarse un poco más blancas. Luego, sentarse de manera que las piernas y pies queden debajo del nivel de la cabeza. Si observamos notaremos que el color normal de la piel se restaura. Acto seguido, acostarse para relajarse durante varios segundos en posición horizontal completamente. Repetir el procedimiento desde el inicio.

Movimiento de Pedaleo en Bicicleta

Acostarse boca arriba (decúbito supino) y elevar las piernas. Luego, estirar una pierna mientras se dobla la otra; luego, cambiar de pierna al mismo tiempo. Para que tengas una idea, el movimiento es como el del pedaleo al montar una bicicleta. Siempre estira bien la pierna en cada movimiento.

Rodilla Doblada y Giros de Tobillo

Acostarse sobre una superficie blanda boca arriba. Levantar una pierna en forma recta hacia arriba, al mismo tiempo que comienzas a doblar la otra a la altura del tobillo. La pierna doblada debes tomarla con las manos a la altura de las rodillas y jalar hacia el cuerpo. Con la otra pierna hacer giros circulares a la altura del tobillo. Realiza unos 30 segundos con cada pierna.

De Puntas de Pie Sobre un Escalón

Pararse sobre un escalón de unos pocos centímetros de alto con la punta de los pies dejando los talones en el aire. El peso debe estar sobre la punta de los pies. Luego, elevarse y comenzar a descender despacio hasta que el músculo de la pantorrilla se estire bien. Este ejercicios repetirlo 30 veces. Si tienes dificultades con el equilibrio, sostenerse de una silla o con la pared.

Separando las Piernas en el Aire

Acostarse en el piso boca arriba con ambas piernas separadas. Usa una alfombra o una colchoneta para estar más cómodo. Luego, comienza a elevar las piernas al mismo tiempo, siempre estiradas. Seguidamente, sepáralas y vuélvelas a juntar.

Girando las Piernas en Uno y Otro Sentido

Acostarse boca arriba sobre una colchoneta. Elevar una de las piernas estirad. Una vez recta, comenzar a realizar giros como si estuviera batiendo algo en el aire. Bajar la pierna y al mismo tiempo elevar la otra. Realizar los mismos giros con esta nueva pierna. Ahora, bajar esta pierna y al subir la otra hacer los giros, pero en el sentido contrario. Repetir con la pierna opuesta.

Flexionar los Dedos de los Pies

Este ejercicio se puede realizar acostado o sentado. En ambos casos, se debe reposar los pies sobre los talones, a continuación, mover los dedos de los pies de arriba hacia abajo, una y otra vez en las dos piernas.

Sentados en una Silla

Para este ejercicio nos sentaremos en una silla y juntaremos los pies delante de nosotros sin despegarlos del piso. Luego, separar las puntas de los pies hacia los costados y volverlas a juntar.

Flexiones de los Tobillos

Para este ejercicio es ideal dejar la pierna colgando, por lo tanto, lo mejor sería sentarse sobre la mesa, aunque también se puede realizar sin que la pierna esté colgando. El ejercicio consiste en elevar la punta de los pies y luego bajarla flexionado a la altura de los tobillos.

En punta de Pie y sobre los Talones

Estando de pie puedes ponerte sobre la punta de tus pies, luego bajar hasta quedar con toda la planta apoyada en el suelo y posteriormente comenzar a elevar la punta de los pies y quedar parado sobre los talones.

Consideraciones generales

  • Siempre consulta a tu médico si tienes venas varicosas. Un especialista (flebólogo) puede realizar estudios detallados para observar el estado de las várices.
  • Las várices son multicausales, por lo común, de modo que la solución o prevención debe venir desde diferentes ángulos.
  • Todos los ejercicios se repiten 15 a 20 veces.
  • Antes de iniciar con los ejercicios elongar y estirar.

Conclusión

Los ejercicios para las venas varicosas pueden ser una forma muy simple y rápida de aliviar los dolores que sentimos en algunas ocasiones, la fatiga de las extremidades inferiores, la sensación de quemazón o ardor y otros síntomas leves. Desde luego, ayudará a reactivar el flujo sanguíneo, pero debemos considerar que si hay lesiones o daños en las válvulas o venas, los ejercicios no los revertirán.

pdf varices nunca mas libro

Por último, si quieres comenzar un tratamiento natural, seguro y que podrás realizar en la comodidad de tu hogar, te sugiero que leas sobre el libro PDF “Várices Nunca Más” de Estefanía Garret. Muchas mujeres y hombres lo han probado y hoy cuentan sus experiencias exitosas. Más Información SIGUE ESTE ENLACE <<<

Estimado lector: si esta información te fue de ayuda, no olvides compartir en Facebook, darle a Me Gusta, Twittearlo o compartir en Google +. De esta forma ayudas a la página a que sea más conocida.

Gracias!

Fuente: Harvard Heart Publishing Harvard Medical School, veins varicose 

Expresa una idea o deja un comentario. Cada vez que un lector escribe algo es una motivación para el autor del Blog.